aporte a nuestro ministerio

si deseas bendecir nuestro ministerio lo puedes hacer por el banco de venezuela cuenta de ahorros numero 0102-0345-730100023457 a nombre de jose villarreal.
tu aporte sera de gran bendicion para continuar predicando el evangelio.


Aporte a Nuestra Pagina

Si deseas que publiquemos tu material en nuestra pagina envíalo por el correo electrónico enlasmanosdelespiritusanto@hotmail.com y lo estaremos publicando, que dios te continúe bendiciendo.

Todo Sobre El Carnaval.


PASTOR JOSE VILLARREAL












PUEDES DISFRUTAR DE NUESTROS MENSAJES POR EL SIGUIENTE CANAL DE YOU TOBE DIRECCIÓN DE ENLACE

4 de febrero de 2010

Leyes de interpretación bíblicas

Leyes de interpretación bíblicas.

A la luz de lo dicho en la lección anterior, podemos afirmar entonces que todo el Antiguo Testamento era una profecía acerca de Cristo. Al respecto, el apóstol Mateo dijo: “Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan” (11:13).

Esto quiere decir que hasta Juan el Bautista todo era profecía; pero, desde él en adelante, ha llegado la realidad.

Lucas, por su parte, lo dice así La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él” (16:16).

Por lo tanto, lo que tenemos en el Nuevo Testamento es el cumplimiento de la profecía d el Antiguo Testamento. Aquellos que podemos mirar el A.T. desde el Nuevo, tenemos, pues, la bendición de interpretar el Antiguo desde su cumplimiento, esto es, desde el Nuevo.

De manera que no debemos ir al Antiguo Testamento sin la interpretación que hace el Nuevo Testamento de él. Veamos a continuación un ejemplo:

Comparar Deuteronomio 25:4 con 1ª Corintios 9:9-10

Deuteronomio 25:4

No pondrás bozal al buey cuando trillare.

1ª Corintios 9:9-10

9 Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes,

10 o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto.

¡Qué te parece! ¿Te habrías imaginado que el texto de Deuteronomio 25:4 hablaba de los ministros de Cristo? De no ser por el hecho de la inspiración de las Escrituras diríamos que el apóstol Pablo está interpretando mal las Escrituras.

Dése cuenta que él no está haciendo una aplicación del pasaje. Lo que está diciendo es que cuando Dios inspiró a Moisés para que escribiera ese mandamiento, no estaba pensando en los bueyes, sino en los ministros de Cristo. De la misma manera muchos detalles del Antiguo Testamento son interpretados cristológicamente en el Nuevo Testamento.

LOS TIPOS.

Un tipo es un personaje o un acontecimiento que desde épocas remotas anunciaba oscuramente lo que había de acontecer en la plenitud de los tiempos. Aquí nos limitaremos solamente a ver algunos personajes:

1. Adán.

El cual es figura tipo del que había de venir.

Romanos: 5:14

No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la trasgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir.

Adán es tipo de Cristo, según.

Romanos: 5:15-19

Rom 5:15 Pero el don no fue como la trasgresión; porque si por la trasgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo.

Rom 5:16 Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación.

Rom 5:17 Pues si por la trasgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

Rom 5:18 Así que, como por la trasgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.

Rom 5:19 Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.

En el sentido que permite contraponer la obra del primer hombre, Adán, con la obra del segundo hombre, Jesucristo.

1 Cor. 15:47

El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.

2. Abel.

Jesús, Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.

Hebreos. 12:24

A Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.

La sangre de Abel clamaba por justicia.

Génesis: 4:10

Y él le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra.

La sangre de Cristo, justifica. El punto es que el episodio de la muerte de Abel fue escrito para poder destacar por la vía de la comparación la muerte de Cristo.

3. Abraham.

Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac porque pensaba que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde en sentido figurado (gr. parábola) también lo volvió a recibir,

Hebreos: 11:17-19

Heb 11:7 Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.

Heb 11:8 Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.

Heb 11:9 Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa;

¿Esta estremecedora escena que quiso el Espíritu Santo que se registrara? ¿Será torcer las Escrituras decir que son parábola del Padre celestial entregando a su unigénito Hijo a la muerte, para posteriormente volver a recibirlo en resurrección?

4. Isaac.

En Galatas 4:21-31

Gal 4:21 Decidme, los que queréis estar bajo la ley: ¿no habéis oído la ley?

Gal 4:22 Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre.

Gal 4:23 Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa.

Gal 4:24 Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; éste es Agar.

Gal 4:25 Porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, pues ésta, junto con sus hijos, está en esclavitud.

Gal 4:26 Mas la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre.

Gal 4:27 Porque está escrito:

Regocíjate, OH estéril, tú que no das a luz; Prorrumpe en júbilo y clama, tú que no tienes dolores de parto; Porque más son los hijos de las desolada, que de la que tiene marido.

Gal 4:28 Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa.

Gal 4:29 Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también ahora.

Gal 4:30 Mas ¿qué dice la Escritura? Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre.

Gal 4:31 De manera, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino de la libre.

El apóstol Pablo declara que los episodios de la vida de Sara y Agar y de sus hijos Isaac e Ismael respectivamente, fueron dichos en alegoría.

En alegoría ¿de qué? Las dos mujeres, según Pablo, son los dos pactos: La ley, Agar, y la gracia, Sara.

Los dos hijos por su parte, son una alegoría de los nacidos del Espíritu Isaac, y de los nacidos según la carne, Ismael.

Y la lucha entre ellos, representa la lucha que se libra en los creyentes entre el Espíritu y la carne.

5. José.

Según la hermenéutica tradicional son tipos de Cristo solamente aquellos que explícitamente se presentan así en el Nuevo Testamento.

Por lo tanto, según esa hermenéutica José no es un tipo de Cristo. Pero ¿quién podría negar el hecho? Y de muestra un botón. Cuando María, la madre de Jesús, dijo de él: “Haced todo lo que os diga” estaba usando las mismas palabras que usó Faraón para referirse a José haced lo que él os diga”

Juan: 2:5

Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere.

Génesis: 41:55

Cuando se sintió el hambre en toda la tierra de Egipto, el pueblo clamó a Faraón por pan. Y dijo Faraón a todos los egipcios: ID a José, y haced lo que él os dijere.

6. Moisés.

Y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir.

Hebreos: 3:5

Y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir.

Para testimonio ¿de qué? De que Jesús a diferencia de Moisés fue y es fiel no como siervo, sino como hijo, y no en la casa de Dios, sino sobre la casa.

7. Aarón.

Y nadie toma para sí esta honra (la del sacerdocio), sino el que es llamado por Dios, como lo fue Aarón. Por eso, tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote.

Hebreos. 5:4-5

Heb 5:4 Y nadie toma para sí esta honra, sino el que es llamado por Dios, como lo fue Aarón.

Heb 5:5 Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino el que le dijo: Tú eres mi Hijo, Yo te he engendrado hoy.

Todo el sacerdocio de Aarón con sus requisitos y ceremonias, fue registrado como una ilustración del verdadero sacerdocio, el de Jesucristo.

8. Melquisedec.

Nada se sabe de su padre ni de su madre ni de sus antepasados; ni tampoco del principio y fin de su vida. Y así, a semejanza del Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre.

Hebreos: 7:3

Sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre.

Ver también el v. 15

Y esto es aun más manifiesto, si a semejanza de Melquisedec se levanta un sacerdote distinto.

Aquí Melquisedec permite contrastar el sacerdocio de Cristo con el de Aarón.

Suficiente con estos ejemplos. La pregunta que queda planteada es si para todos los otros personajes bíblicos rige el mismo principio. ¿Qué decir de David, Salomón, Óseas, Nehemías, Josué, etc., etc., etc.?

LAS SIMIENTES.

1. Jesucristo, la simiente de la mujer.

Génesis. 3:15

Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañal.

Según esta profecía, la simiente de la mujer heriría en la cabeza a la serpiente antigua y ésta la heriría en el talón. ¿Quién otro sino Jesucristo cumplió esto? Él participó de carne y sangre “para destruir por medio de la muerte (herido en el talón) al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo”

Hebreos: 2:14

Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo.

2. Jesucristo, la simiente de Abraham.

En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz”

Génesis: 22:18

En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.

El apóstol Pablo interpreta este texto en:

Galatas 3:16

Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo.

Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su descendencia o simiente no dice: Y a los descendientes como si hablara de muchos, sino como de uno: ‘Y a tu descendencia’ la cual es Cristo.

3. Jesucristo, la raíz y el linaje de David

Apocalipsis: 22:16

Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana.

La palabra “simiente” en griego es “esperma”. En español se traduce comúnmente por “semen”.

Aquí no dice que Jesucristo es la simiente de David pero sí lo dice en:

Romanos: 1:3

Acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne.

2 Timoteo: 2:8

Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio.

Pero dice que es el linaje de David. “Linaje” en griego es “genes”. Los genes son parte del semen. Por lo tanto, simiente, descendencia y linaje son términos equivalentes.

Pero he querido escoger esta cita bíblica por la expresión “raíz…de David”. Jesucristo no es solamente el linaje de David, sino también la raíz de David. ¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que Jesucristo es el que sustenta a David.

El que le dio origen. Por lo tanto, si bien es cierto que Jesucristo es un descendiente de David, no es menos cierto que por causa de Jesucristo vino a la existencia David. Él, al igual que todos los demás personajes bíblicos, entró en la escena de las Escrituras para mostrar anticipadamente al bendito Hijo de Dios. De no ser por el Cristo, Dios jamás habría levantado a Abraham, a David ni a ningún otro.

LAS COSAS.

En la carta a los Hebreos se nos dice que esas cosas eran símbolo, sombra y figura de las cosas que quedarían establecidas definitivamente. Jesucristo y su obra son lo que quedó inconmoviblemente establecido en el tiempo.

1. El velo del Templo.

Hebreos: 10:19-20

Heb 10:19 Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo,

Heb 10:20 por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,

Tanto en el tabernáculo del desierto como en el Templo construido por Salomón, un velo dividía el lugar santo del Lugar Santísimo. Este último, representaba la morada del Dios santo. El velo indicaba la absoluta imposibilidad del hombre pecador, de acercarse nunca ni siquiera a la presencia de Dios.

Ahora bien, según el escritor a los Hebreos ese velo era una figura de Cristo en la carne, la cual sería rota por nuestros pecados en la cruz del Calvario, dando con ello acceso a los creyentes a la presencia de Dios.

Por esta razón, cuando Jesucristo murió en la cruz, las Escrituras declaran que Entonces el velo del Templo se rasgó en dos, de arriba abajo.

Mateo: 27:51

Y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.

2. El sacerdocio.

El sumo sacerdote era el único que una vez al año podía entrar detrás del velo y, no sin sangre, hacer expiación de los pecados.

Levítico: 16

Según hebreos, todo esto era un símbolo o una ilustración de lo que haría una vez y para siempre nuestro bendito Señor Jesucristo.

Hebreos: 9:9

Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto en cuanto a la conciencia al que practica ese culto

Quien por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.

Hebreos: 9:12; 9:24

Heb 9:12 y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.

Heb 9:24 Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios;

3. El servicio sacerdotal.

Estos sirven a lo que es figura y sombra (gr. figura modélica) de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el Tabernáculo, diciéndole:

Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte.

Hebreos: 8:5

Los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte.

Los sacerdotes servían a algo que era una réplica o maqueta de realidades celestiales.

El tabernáculo terrenal era la sombra que proyectaban sobre la tierra las cosas celestiales.

Y a esa sombra servían los sacerdotes del Antiguo Testamento. En cambio Jesucristo, es sumo sacerdote de los bienes venideros y de las cosas celestiales mismas.

Hebreos: 9:11,23

Heb 9:11 Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación.

Heb 9:23 Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos.

4. Los sacrificios de animales.

Respecto a los sacrificios se dice en Hebreos que La Ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.

Hebreos: 10:1

Heb 10:1 Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.

No sólo el velo era sombra, también el sumo sacerdote, el sacerdocio, el tabernáculo y los sacrificios mismos.

Estos últimos no podían en definitiva quitar los pecados porque solamente Jesucristo es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

Hebreos: 10:4

Porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados.

Juan 1:29

El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

5. La peña de Horeb.

Con una claridad asombrosa el apóstol Pablo habla de esta roca del desierto como una «roca espiritual» que seguía a los israelitas. Y agrega: «Esa roca era Cristo»

1 Corintios: 10:4

Y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.

Luego en el v. 6 dice que e estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros La frase estas cosas se refiere a la nube, al mar, al maná y a la roca (v. 1-4). La palabra ejemplos en griego es tipos. Por lo tanto, para Pablo estas cosas como la roca fueron tipos de Cristo.

6. El maná del desierto.

Ya vimos que el maná era tipo del alimento espiritual.

1 Corintios: 10:3

Y todos comieron el mismo alimento espiritual.

Ahora bien, Jesucristo mismo es el que aclara a los judíos que si bien el maná descendió del cielo, no era el verdadero pan del cielo. Éste, no lo dio Moisés, sino el Padre y, agrega Jesús: «Yo soy el pan vivo que descendió del cielo»

Juan: 6:51

Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.

Es decir, el maná anunciaba anticipadamente el día en que Dios nos daría el verdadero pan que da vida eterna.

7. La serpiente de bronce.

Una plaga de serpientes fue el juicio de Dios contra la murmuración del pueblo de Dios. Ante los ruegos de Moisés, el Señor accedió a perdonar de la muerte por medio de un substituto salvador: una serpiente de metal. Cualquier mordido de serpiente podía con solamente mirar salvarse.

Ahora bien, Jesucristo mismo y en forma explícita presenta este hecho como un símil de él Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna.

Juan: 3:14-15

Joh 3:14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado,

Joh 3:15 para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

8. El día de reposo.

Dios ordenó guardar el séptimo día de cada semana como un día de reposo. Este día sábado era sagrado a tal punto que cuando hallaron a un hombre recogiendo leña, en un día como este, Dios dijo Irremisiblemente ese hombre debe morir: apedréelo toda la congregación fuera del campamento.

Número: 15:32-36

Num 15:32 Estando los hijos de Israel en el desierto, hallaron a un hombre que recogía leña en día de reposo.

Num 15:33 Y los que le hallaron recogiendo leña, lo trajeron a Moisés y a Aarón, y a toda la congregación;

Num 15:34 y lo pusieron en la cárcel, porque no estaba declarado qué se le había de hacer.

Num 15:35 Y Jehová dijo a Moisés: Irremisiblemente muera aquel hombre; apedréelo toda la congregación fuera del campamento.

Num 15:36 Entonces lo sacó la congregación fuera del campamento, y lo apedrearon, y murió, como Jehová mandó a Moisés.

¿Qué había de especial en este día? ¿Qué lo constituía tan sagrado? Sin lugar a dudas, el hecho de que anunciaba de antemano al verdadero reposo Cristo. Él es el único y absoluto reposo.

Mateo: 11:28-30

Mat 11:28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

Mat 11:29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;

Mat 11:30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Hebreos: 4:10

Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas.

¿Y qué decir de aquellas cosas que no son presentadas explícitamente como tipos de Cristo? ¿Lo serán también? Por supuesto. Y como muestra un botón…

9. El cordón de grana.

Jericó fue una de las primeras ciudades en caer abatida por el poder del Señor.

Rahab una ramera de la ciudad que creyó al mensaje de los espías recibió la promesa de salvación.

Esta salvación se haría efectiva siempre y cuando colgara en su ventana un cordón de grana (rojo) que identificara su casa.

Josué 2:1-21

En toda la Biblia el rojo es sinónimo de la sangre de nuestro Señor Jesucristo. Así, del mismo modo como Rahab tuvo que colgar el cordón rojo para salvarse con toda su familia, hoy se hace necesario colgar en nuestros corazones el cordón grana de la sangre de Cristo para ser salvos de la muerte.

Términos de Uso

Si le gusto el material que ofrecemos, solicitamos su colaboración a los artistas o cantantes comprando su material y/o asistiendo a sus conciertos. Esta prohibida la venta u obtención de ganancias mediante estos cd´s. Son solo de uso doméstico. Nuestra pagina no se hace responsable del uso indebido del material toda culpa recae sobre los infractores.

Noticias Cristianas

Related Posts with Thumbnails

Peticion De Oracion


Nombre y pais
Email
Oración Por
Mensaje